fbpx

Paquete fiscal Nuevo León para 2017: fuerte carga impositiva para los ciudadanos.

Paquete fiscal Nuevo León para 2017: fuerte carga impositiva para los ciudadanos.

Como era esperado, el Paquete Fiscal presenta diversas regulaciones en materia de impuestos que al final del día impacta en los contribuyentes del estado de Nuevo León.

El fin de semana pasado el Secretario de Finanzas y Tesorero del Estado presentó el Paquete Fiscal para 2017, en donde principalmente se observa el tema de los ingresos y egresos de la administración pública para el siguiente año.

Como era esperado, el Paquete Fiscal presenta diversas regulaciones en materia de impuestos que al final del día impacta en los contribuyentes del estado de Nuevo León.

Hablando específicamente de los impuestos, se propone la creación de 2 impuestos nuevos para los juegos con apuestas (casinos, principalmente); el incremento a la tasa del impuesto sobre hospedaje; la derogación gradual hasta 2019 del impuesto a la tenencia de vehículos automotores, así como el establecimiento de diversas medidas en materia de outsourcing.

El Paquete implementa dos nuevos impuestos para los juegos con apuestas, el primero de ellos va directo a las personas que realizan los juegos, es decir, a los dueños de las empresas de entretenimiento, mientras que el otro va dirigido a las personas que van a entretenerse a los centros de juegos. La cantidad a pagar para el primero es del 6 por ciento del total de los ingresos que se obtengan por la realización de los juegos con apuestas, y del segundo, es del 10 por ciento del total de lo apostado.

Con lo anterior, prácticamente se quebranta el giro comercial de los juegos con apuestas en todas sus modalidades, inclusive considerando aquellas que se realizan a través de internet; pues los nuevos impuestos les pegan tanto a organizadores como a quienes se entretienen. Ello sin prejuzgar que existe una duda razonable en cuanto a la inconstitucionalidad del impuesto, pues el Estado estaría invadiendo facultades federales al momento de imponer un tributo al juego con apuestas.

Además de que, como está planteada la propuesta, no se cumplen los requisitos extrafiscales para que un impuesto tenga este carácter.

Por otro lado, se pretende también incrementar la tasa del impuesto sobre hospedaje, la cual pasaría del 2 al 3 por ciento, que en teoría, debe ser pagado por todas las personas que pernocten en un determinado hotel, motel, casa de hospedaje o similar. De este modo, el Estado pretende recaudar 35 millones adicionales a los que ya recauda, obligando además a responder solidariamente del impuesto a los intermediarios o facilitadores de la prestación de los servicios de hospedaje, ya sea que se realicen a través de internet o de cualquier otro medio electrónico. Es decir, si los contribuyentes no pagan el impuesto, los intermediarios (entiéndase trivago, best day, pricetravel… y todas las agencias de viajes, entre otras) tendrán que pagarlo.

Esto genera grandes distorsiones en la administración del impuesto, debido a que se obliga a los intermediarios a cerciorarse de que el que pernocte pague sus impuestos; cuestión que es contrario al principio de razonabilidad jurídica de las leyes, y al artículo 16 constitucional. Ello sin considerar razonamientos que se pueden dar durante el procedimiento legislativo.

También, se pretende postergar la derogación definitiva del impuesto a la tenencia hasta 2019, lo que rompería el Decreto establecido en el año pasado que señalaba que la tenencia se derogaba completamente en 2018. De esta manera, el gobierno del estado pretende que en 2017 se reduzca un 20 % el impuesto, en 2018 un 50%, para alcanzar un 100 % en 2019; creando un fuerte impacto en la carga fiscal de los ciudadanos un año más.

Por último, como medida para tratar de evitar el no pago de los impuestos, se pretende obligar a las empresas beneficiarias del régimen de subcontratación, mejor conocidas como outsourcing, a retener el pago del impuesto sobre nóminas a cargo de todos los trabajadores que laboran en el centro de trabajo. Con esto igualmente se hace responsable a la empresa beneficiaria a pagar por cuenta de la contratista el impuesto sobre nóminas, cuestión que es contrario al principio de razonabilidad jurídica de las leyes pues es casi imposible saber con precisión cuánto se le paga a un trabajador que se encuentra bajo este régimen.

Con estas medidas se da un fuerte golpe a la economía de los ciudadanos de Nuevo León a costa de obtener mayores ingresos para la administración pública; ello independientemente del hecho de que el Paquete Fiscal presenta inconsistencias que pudieran echar abajo la recaudación de ingresos estimados debido a los amparos que se pudieran tramitar. 

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: